Mostrando todos los resultados 3

Ver Filtros
Besserat Brut Magnum
MATARILE 5+🎁
-15%
Cerrar

Besserat Brut Rose

46,90 39,90

Besserat Brut

36,90 32,90

Besserat Grand Cru Blanc De Blanc

62,90 54,90

Una marca histórica

La Casa de Champagne Besserat de Bellefon fue fundada en Aÿ en 1843 por Edmond Besserat.  En 1920, la unión de Edmond Besserat con Yvonne de Méric de Bellefon, noble de la región de Champaña, marca el comienzo de la leyenda del Champagne Besserat de Bellefon y ofrece a la Casa su escudo de armas.

La finca es propietaria de 25 hectáreas de viñedos mayoritariamente ubicadas en el valle del Marne, cuna de la uva Pinot meunier. Y compra uvas de 110 comunas. Con esto, la casa tiene una alta capacidad de producción que ronda aproximadamente 1,300,000 botellas al año.

La larga trayectoria de la casa la sitúa en más de 70 países.

Una de las particularidades del Champagne Besserat de Bellefon es que está hecho para acompañar la comida de principio a fin: de hecho, cada uno de la Cuvée des Moines está elaborada para acompañar diferentes platos.

El estilo único y singular de elaboración de la gama de sus champagnes, hace de ellos otra particularidad destacable: Las burbujas del champán Besserat de Bellefon son 30% más finas que las de un champán tradicional.

Besserat de Bellefon usa menos licor de tiraje, lo que permite obtener una formación de espuma más ligera y aérea.

Las bodegas son frescas y profundas lo que conlleva a una formación de espuma más lenta, favoreciendo el desarrollo de una espuma untuosa y persistente, aportándole un sabor cremoso.

En 1972  La casa de Besserat de Bellefon lanza la Cuvée des Moines Rosé, primer champagne Rosado con este proceso de fabricación y esta ligera efervescencia. Esta especificidad de los Champagnes que elabora Besserat de Bellefon tiene su origen en una anécdota curiosa en la historia de esta bodega. Fue el director del restaurante de París La Samaritaine de Luxe, Victor de Besserat, quien hizo una petición sorprendente a la casa, que consistía en un Champagne que pudiese acompañar a todas las comidas.

Así nació en 1930 La Cuvée des Moines, una colección de Champagnes a los que se les reduce el licor de tiraje para conseguir una burbuja más fina.

Además, estos vinos no realizan la fermentación maloláctica, lo que permite a los vinos conservar toda su pureza y frescor con el paso del tiempo y aumentar su potencial de crianza.

Esta colección de Champagnes debe su nombre a los monjes benedictinos que fueron los primeros en realizar la segunda fermentación, el llamado método tradicional de este tipo de espumoso.